Sorpresas te da la vida…

No suelo escribir entradas directamente en el blog. Me abro un documento a parte que miro, remiro, retoco y adorno, y cuando me parece que está más o menos bien lo copio aquí, lo pongo bonito con sus fotos y eso, y lo publico.

Pero hoy quiero hacer lo que no suelo. Hoy quiero improvisar, quiero volcar y compartir lo que sale tal cual, sin premeditación. Hoy no quiero dejar pasar un día más sin contarte cómo van las cosas. Sigue leyendo

Primera experiencia

El otro día tuvo lugar el primer café filosófico que propongo desde Filosofía Útil. El concepto que lancé para suscitar el diálogo fue la verdad. Elegí este como podía haber elegido cualquier otro. El tema que se propone al comenzar un diálogo es un puro pretexto, una disculpa para provocar que de hecho ese diálogo se de.

He de decir que no tenía nada claro cómo iba a dirigir la actividad: si actuar como mero arbitro o realizar un ejercicio de práctica filosófica más estricto. Sigue leyendo