Prácticas filosóficas

En el 2015 abrí este blog con todas las ganas de volcar aquí todo lo que estaba (y estoy) aprendiendo y experimentando en el mundo de la filosofía, especialmente en el terreno de su práctica.

Sigue leyendo

Anuncios

El árbol del conocimiento y las disciplinas filosóficas

Siguiendo con la idea de preparar nuestro terreno mental para la siembra filosófica, hoy vamos a echar dos rápidos vistazos: uno, a la historia del conocimiento y, con ella, a la de la filosofía (occidental); el otro, al barullo de nombres de disciplinas que conforman la filosofía. Sigue leyendo

Tipos de saber o cuántas maneras tenemos de conocer

Si en la publicación anterior repasábamos algunos conceptos básicos sobre el conocimiento, en este vamos a echar un rápido vistazo a los tipos de saber que actualmente distinguimos y que, representan los diferentes caminos que nos ofrecen conocimientos para orientarnos en la vida y comprender la realidad.

Sigue leyendo

Conceptos básicos sobre el conocimiento y un trabalenguas kantiano

La filosofía viene preocupándose desde la antigüedad por el origen, los procesos, la forma o los límites del conocimiento. Muchos filósofos trataron de elaborar teorías que dieran respuesta a esta problemática, pero para poder abordar algunas de esas teorías, necesitamos tener claros algunos conceptos básicos.

Sigue leyendo

Qué busca un filósofo o la naturaleza de la filosofía

Si el filósofo no busca molestarnos, o por lo menos no lo hace de forma gratuita, ni busca hacernos perder el tiempo o marearnos la cabeza, ¿qué es lo que busca?

Sigue leyendo

La importancia de la pregunta o por qué los filósofos somos tan molestos

No, no me he vuelto loca… Solo le he cogido gusto a esto de hacer vídeos ¿didácticos? y quiero aprovechar mientras me duren las ganas, las ideas y las posibilidades de hacerlo. Además no quiero ahorrarme compartirlo contigo, aquí, en este blog.

Sigue leyendo

Tres resortes que necesitamos activar para filosofar

Pues por aquí dejo el segundo vídeo de la serie “Filosofía para principiantes”, un poco más comedido que el anterior, pues he tratado de sintetizar en unos pocos minutos tres piezas absolutamente claves para despertar al filósofo/a que ya somos.

Sigue leyendo